miércoles, 23 de abril de 2014

Ladrillos blancos para decorar cualquier estancia

Los ladrillos blancos siempre van a estar vinculados a los loft neuyorkinos y a la estética industrial. Gracias a los nuevos apliques de piedra fácil de montar o incluso papel pintado con relieve, se está usando en cualquier casa. 

El efecto es altamente decorativo y podemos usarlos tanto en el salón como en la cocina como en parte del frente de la cocina. 



Lo ideal es usarla en pequeñas dosis para destacar una pared. Por ejemplo, si tenemos integrado el recibidor en el salón podemos usarlo sólo en una zona.


El ladrillo al usarse en blanco es mucho más luminoso y fácil de aplicar en cualquier estancia, aunque no contemos con mucho espacio.


Aquí os dejamos más imágenes con el ladrillo blanco como protagonista, que seguro que os gustan y os dan nuevas ideas.






miércoles, 16 de abril de 2014

Un DIY para decorar las paredes con guirnaldas de papel

Con un poco de papel seda de varios colores podemos sacar muchísimo partido a nuestra casa y decorar las paredes de la misma. Colores alegres para dar un toque festivo a nuestra decoración y podemos emplearlas tanto en una habitación infantil como en el salón o el comedor.


Lo único que vamos a necesitar es papel seda de varios colores y cuerda. Los grandes folios de papel seda los debemos doblar varias veces antes de empezar a cortarlos.

Aquí ya vemos el papel seda recortado en tiras, siempre respetando el final del papel para poder hacer la unión bien.


Luego ya tenemos el pompón hecho y listo para colgar de la cuerda e ir haciendo la guirnalda. De una forma completamente única. 































viernes, 4 de abril de 2014

DIY para un felpudo con mucho estilo


Hoy nos vamos hasta la entrada de la vivienda para conseguir un felpudo sencillo y que nos encanta por su resultado sencillo. Se trata de un felpudo básico que hemos personalizado gracias a un poco de pintura de spray.  El felpudo en liso, la pintura y una plantilla es lo único que vamos a necesitar. 

En primer lugar, se marca la silueta (en este caso una estrella) pero podemos optar por cualquier dibujo o mensaje. 

Después a una distancia prudencial damos la pintura para que quede de forma uniforme. Aquí tenéis el resultado de un DIY que no nos llevará más de diez minutos.